Hay personas que catalogan la motivación como una característica personal, es decir, unos la tienen y otros, no. En el trabajo es común que se etiquete a los empleados  perezosos como los que carecen de motivación.

En realidad eso es un error ya que la motivación es el resultado de las interacciones del individuo y la situación. La motivación de las personas surge de la sintonía de lo que se hace con el propósito trascendental que guía a la persona. Es decir si el objetivo de lo que se hace concuerda con los objetivos de vida de la persona que lo realiza.

Cuando alguien está motivado se dedica con ahínco a su meta. Los empleados motivados están en un estado de tensión (hay tensión entre el momento actual y lo que se desea lograr). Para alivia esta tensión se ejerce un esfuerzo, es decir tenemos la energía para realizar lo que hacemos porque somos consciente que esa actividad servirá para dar vida a un valor.

Aquí te dejamos un video con Reflexiones para la Superación y Motivación en el Trabajo

Comentarios

comentario

Pin It on Pinterest

Share This