Nada en el mundo puede sustituir a la perseverancia. El talento no lo hará; nada es más común que el hombre fracasado con talento. El genio no lo hará; los genios sin recompensa es casi un proverbio. La educación no lo hará; el mundo está lleno de vagos educados.

La perseverancia es una de las cualidades de las personas que han logrado éxito. La mayoría de las personas no alcanzan sus sueños porque se rinden antes de llegar a la meta. Muchos dicen que no tienen las habilidades o el talento, otros que no tienen los recursos ni la preparación necesaria para completar lo que iniciaron.

¿Eres de los que se rinden o de los que perseveran?

Perseverar es cuando se tiene la permanencia constante a pesar de circunstancias difíciles y los obstáculos que se pueden presentar en el camino. Es una palabra de origen griego que significa constancia, persistencia, atender constantemente, continuar sin desvíos, adherirse firmemente, agarrarse bien.

Creo que la mayoría han escuchado o leído historia de hombres y mujeres que perseveraron sin importar las dificultades que se presentaron.

La perseverancia es una cualidad que se aprende a desarrollar, no viene de forma automática, ni se compra ni se vende en una tienda. Se consigue en medio de frustraciones, aun cuando las cosas no salgan como las hemos planeado.
La perseverancia se consigue no en los momentos fáciles sino en los difíciles. Debes estar convencido o convencida de que es el camino correcto. Aunque muchas de mis ideas no le agraden a la mayoría, debo estar dispuesto a asumir riesgos.

La perseverancia significa encontrar soluciones que te llevaran a la meta.

“No son los golpes ni las caídas las que hacen fracasar al hombre; sino su falta de voluntad para levantarse y seguir adelante.”

¿Cuáles son los desafíos que estás enfrentando?

¿Estás insistiendo en tus sueños?

¿Piensas que no puedes lograr la vida que te gustaría?

Si quieres lograr una vida extraordinaria no permitas que la inercia te atrape, y persevera en lo que te has propuesto.

No te pongas excusas, no te limites, no dejes que las circunstancias te dominen, no temas fallar, asume riesgos, asegúrate de tener tu propósito claro y definido.

Y recuerda que No son los golpes ni las caídas las que hacen fracasar.

Comentarios

comentario

Pin It on Pinterest

Share This