Qué es la Rosácea

La rosácea, que es confundida muchas veces con el acné en adultos, es una enfermedad crónica e inflamatoria de la piel que afecta a millones de personas.

Esta enfermedad puede empezar como una tendencia a ruborizarse con facilidad, pero los síntomas pueden avanzar e incluir enrojecimiento facial, bultos rojos y pústulas, y vasos sanguíneos dilatados.

Es muy raro que la rosácea desaparezca sola y puede durar años, y también existen varios tipos de rosáceas que deben ser tratadas apropiadamente.

Síntomas de la rosácea

Esta enfermedad de la piel, suele aparecer alrededor de los 30 años, pero también se ha identificado la presencia de una pre-rosácea en adolescentes y personas de entre 20 y 25 años. Hay varios síntomas asociados con la rosácea. Sin ningún tratamiento, estos síntomas pueden empeorar significativamente.

Los diversos tipos de rosácea se identifican de acuerdo con los síntomas y los niveles de gravedad. A continuación todos los síntomas que te menciono son algunos indicadores comunes que unen todas las formas de rosácea:

– rubor o enrojecimiento continuo del rostro, las orejas, el cuello y el pecho;
– enrojecimiento, ardor, comezón e inflamación (edema) faciales crónicos;
– bultos y granos; y
– arañas vasculares (telangiectasia).

También suelen presentarse casos extremos, por ejemplo, cuando la rosácea puede provocar engrosamiento y desfiguración de la piel, lo que, puede originar un trastorno llamado rinofima, que se caracteriza por la forma bulbosa de la nariz.

La rosácea también puede desarrollarse dentro o alrededor de los ojos, y a este tipo de rosácea se le conoce como rosácea ocular. Los síntomas de la rosácea ocular incluyen ojos acuosos e inyectados de sangre, con tendencia a los orzuelos.

Si la persona tiene la sospecha de que pueda tener este tipo de enfermedad, debe ponerse en manos del médico de inmediato; pues, si no se la controla, la rosácea ocular puede dañar la córnea y hasta provocar ceguera.

También hay que saber distinguir entre el acné y la enfermedad de la rosácea, el acné está relacionado con las glándulas sebáceas y puede afectar todo el cuerpo, y la rosácea es un trastorno que afecta la gran red vascular del rostro,

por lo tanto,en ambos casos se debe consultar a un médico especialista sobre el cuidado de la piel, ya que los métodos utilizados para tratar uno de los trastornos pueden empeorar el otro.

Causas de la rosácea

Aunque se cuenta con mucha información sobre la investigación de la rosácea, sus causas aún no han podido determinarse. Los que han investigado piensan que la causa probable de la rosácea es una combinación de condiciones genéticas y factores ambientales como las infecciones bacterianas y el daño producido por el sol.

Tratamientos de la rosácea

La rosácea puede ser un gran obstáculo en la vida de la persona que la padece, porque le va mermando la confianza y autoestima, y le impide que se sienta cómodo con su propia piel. Si bien muchas personas adultas la sufren, sólo un pequeño porcentaje ha buscado tratamiento de forma activa.

Si lucha con los dolorosos síntomas asociados con la rosácea, debe saber que existen varios tratamientos cutáneos al alcance que proporcionan alivio. Para ayudar a controlar la rosácea, el dermatólogo le puede recetar antibióticos orales y una solución tópica.

En algunos casos, la terapia fotodinámica puede dar excelentes resultados para reducir el enrojecimiento y la manifestación de los vasos sanguíneos. En algunos pacientes con rinofima grave, puede utilizarse el rejuvenecimiento con láser para remodelar la nariz.

A las personas que sufren de rosácea les servirá visitar a un dermatólogo estético para que les proporcione un tratamiento y dejen de ocultarse por la rosácea y comiencen a curar su piel. Un dermatólogo cualificado ayudará a entender mejor sobre esta enfermedad, cuáles son sus posibles causas y qué método de tratamiento será el mejor para el paciente.

Comentarios

comentario

Pin It on Pinterest

Share This