Es una enfermedad cerebral neurodegenerativa que produce problemas en la memoria, el modo de pensar y el carácter o la forma de comportarse.
Aún no se ha logrado esclarecer porque aparece y se desarrolla la enfermedad y determinar el o los factores que la desencadenan. Lo que hace considerar que los factores genéticos y ambientales pueden estar provocando su aparición.

El Alzheimer como ya se ha mencionado, es una enfermedad degenerativa ya que va empeorando a medida que avanza en el tiempo. Y en el curso de la enfermedad se puede distinguir siete fases diferentes por las que va a pasar la persona afectada, aunque la duración de cada una de ellas no es igual en todos los enfermos y su progresión es variable.

Hasta el momento, no existe un tratamiento efectivo que cure esta enfermedad, sin embargo, hay determinados medicamentos, que con un diagnóstico y tratamiento prematuro, se puede hacer lento su deterioro, manteniendo durante el mayor tiempo posible las capacidades de la persona. Es por eso, que se deben conocer las fases de la enfermedad para identificar los síntomas de alarma y acudir al médico lo antes posible.

Etapas del Alzheimer


Primera Fase: En esta etapa aunque la enfermedad se haya presentado, no podremos observar síntomas; es por ello que es casi imposible el diagnóstico.
Segunda Fase: se caracteriza por una disminución cognitiva muy leve. En principio, la persona empieza a quejarse por no recordar bien, pero, en esta fase aún no se verán afectadas sus habilidades sociales ni su rendimiento laboral, en caso continúe en actividad. Es difícil diferenciar estos síntomas de la pérdida de memoria benigna o asociada a la edad.

Tercera Fase: En esta fase ya la enfermedad va acompañada de un leve deterioro cognitivo. Y ya se puede observar que la persona mayor comienza a tener problemas para encontrar palabras y nombres, no entiende bien ni recuerda lo que lee, pierde objetos personales y tiene dificultad para concentrarse. Es la etapa en que los primeros síntomas comienzan a ser evidentes para el entorno familiar y se debe acudir al médico para una evaluación.

Cuarta fase: Esta etapa se caracteriza por un deterioro cognitivo moderado y en ella los síntomas se evidencian con claridad. Se puede ya advertir que se produce en la persona afectada una pérdida de memoria de su historia personal y que también disminuye su capacidad para las tareas que realiza a diario. También es común, que la persona enferma niegue tener problema relacionado con la memoria e intentará evitar situaciones en las que se requiera concentración y/o retención.

Quinta Fase: Ya existe un deterioro cognitivo moderado grave. Y es en esta etapa que ya se debe aceptar que el familiar ya no puede vivir de manera independiente y pueden olvidar personas o lugares familiares para él. El enfermo aún será capaz de comer o ir al baño solo pero seguramente necesitará ayuda para vestirse.

Sexta fase: Ya se evidencia un deterioro cognitivo grave. La persona enferma puede no reconocer, aunque sean hijos, esposos, hermanos, etc. y puede no ser consciente de acontecimientos  de su vida. Necesitará ayuda para todas las actividades de la vida diaria y es seguro que sufra alteraciones en los patrones del sueño lo que le impedirá descansar adecuadamente a lo largo de la noche. Perderá también la capacidad de controlar sus necesidades fisiológicas.

Séptima Fase: es la última etapa de la enfermedad y el deterioro es muy grave, y se observa una disminución cognitiva muy severa que es un cuadro muy difícil para los familiares más cercanos, porque el enfermo ha perdido todas sus facultades para  las actividades de la vida diaria (ir al baño, comer, vestirse…). Al final de esta fase la persona pierde incluso la capacidad de ingerir alimentos.

Cabe resaltar que los pacientes con Alzheimer, deben contar con la ayuda profesional debido a la especialización de los cuidados que requiere el enfermo. También es posible que la familia siendo muy objetiva, tome la decisión de ingresarlo en un centro de Mayores, en donde el paciente reciba el nivel de cuidado que exige su delicada situación.

Y también es preciso indicar que el enfermo de Alzheimer no pierde en ningún momento la memoria emocional. A pesar de no reconocer ni recordar nombres ni parentesco, si es capaz de apreciar una sonrisa, una caricia, o un abrazo. Por ello, el cariño y el respeto debe ser el eje de la comunicación y de los cuidados que se brinde a la persona que padezca esta enfermedad, durante todas sus etapas.

que es el alzheimer

Comentarios

comentario

Pin It on Pinterest

Share This