A qué persona no le ha dado un calambre alguna vez? Sí amigos, en este video trataré de informales del porqué se producen los calambres, y algunos tips a tomar en consideración para que al momento que te venga el calambre no te duela demasiado, así que presta mucha atención.

SI te gusta leer, también en la parte de abajo tendrás la transcripción del video:

Los calambres son encogimientos musculares involuntarios que se producen por diversas razones, siendo las más frecuentes:
– Pérdida en exceso de líquidos o sales minerales en los miembros afectados.
– Falta de irrigación sanguínea en la zona por insuficiencia de oxígeno.
– Esfuerzos prolongados.
– Acumulación de ácido láctico (Mayormente en los deportistas).
– Movimientos bruscos, repentinos o fuertes con los músculos en frío. – Contacto con agua fría de forma brusca.
– Alcoholismo.
– Sobrepeso.
– Ingesta de ciertos medicamentos. – Insuficiencia renal. – Fatiga muscular.
– Embarazo.
– Problemas metabólicos.
– Deficiencias en los niveles de calcio y magnesio en el cuerpo.
– Falta de vitaminas.
– Postura inadecuada al dormir.
– Posición incorrecta para trabajar o estudiar.
– Tensión emocional o ansiedad. – Poco movimiento de los músculos.

En el calambre estomacal por ejemplo, se producen los espasmos porque para poder hacer la digestión, la sangre va directamente a esa zona y cuando la persona en pleno proceso de la digestión efectúa ejercicios, o se mete a una piscina, el estómago se resiente y se originan las contracciones musculares.

También los calambres suelen suceder en las manos y las muñecas, debido a problemas en la circulación de la sangre que aquejan a las personas que usan demasiado el teclado o el ratón de la computadora.

La zona típica y donde aparecen generalmente los calambres son las piernas y en ese caso es debido a todas las razones que he mencionado líneas arriba.
Los calambres tienen dos síntomas bien diferenciados. El primero es un dolor local en el área afectada y el segundo es un efecto de “tirón” o “latigazo”, que luego se convierte en hormigueo.

Tips para evitar y reducir calambres
– En el momento en que se está teniendo un calambre, deberá estirar de a poco el área afectada para aliviar el dolor y relajar el músculo acalambrado.

– Para evitar los calambres en el cuello u hombros, opte por hacer fisioterapia, masajes o dormir sin almohada. También ayúdese practicando ciertas disciplinas, como el yoga o el taichí, para los calambres en general. Lo que debe tener en cuenta es que debe realizar actividad física media hora al día para que la sangre pueda oxigenar los músculos y tejidos, así como también repararlos y nutrirlos como corresponde.

– Si las piernas se le acalambran demasiado, elévelas con un cojín o apóyelas en la pared. De igual forma, puede dormir con varios cojines a la altura de los talones, o aplicar agua caliente o la almohadilla eléctrica.

– Preste mucha atención, porque la alimentación es sumamente importante para evitar calambres. Debe incluir en la dieta aquellos alimentos que sean ricos en calcio como las naranjas, las almendras, el brócoli, los vegetales de hoja verde, la leche de soja o los lácteos, y otros que te aporten mucho magnesio como, por ejemplo, las nueces, los cereales integrales, el cacao, las judías, las algas y la harina de soja.
– Procure comer diariamente un plátano y no deje de hidratarse. Si realiza mucho deporte, considere beber agua o bebidas rehidratantes para evitar la deshidratación y estirarse bien cada vez que haga ejercicio.

Otras recomendaciones:
Beba mucho líquido durante todo el día.
Lleve ropa holgada, sobre todo pantalones y calcetines.
Tome un baño de agua tibia antes de dormir. Practique diversas técnicas de relajación.
Realice ejercicios que le ayuden a fortalecer los tobillos.

Póngase de puntillas cuando camine (sin tacones). Duerma boca abajo con las piernas extendidas y las pantorrillas dobladas.
Consuma diuréticos naturales. Envuelva la zona afectada en una venda elástica no demasiado ajustada.

 

Comentarios

comentario

Pin It on Pinterest

Share This