Biografía de Atila Rey de Los Hunos

ATILA REY DE LOS HUNOS

Atila nació en el año 406 en Hajdúböszörmény. Se convirtió en el Etzel de la leyenda de los Nibelungos y el Atlila de las sagas islandesas, en Occidente es conocido como el azote de Dios.

Fue descendiente de una familia gobernante de los hunos, pueblo nómada de origen asiático que invadió la Europa del Sur Este por el año 370, creando un enorme imperio en los ochenta años siguientes. Cuentan que, antes de nacer Atila, los hunos alcanzaron el río Danubio en incursiones contra el Imperio romano de Oriente.

Biografia de AtilaPactaron con Roma en contra de los germanos de Europa Central y, en el año 432, tenían un caudillo principal, su tío, Rua o Rugila, a cuya muerte acaecida en el año 434 le sucedieron Atila y su hermano Bleda, que pactaron con el Imperio de Oriente en Margus la duplicación de los subsidios pagados a Rugila.

En el año 445 Atila asesinó a su hermano Bleda. En el año 447 avanza por Iliria, devastando los Balcanes y Grecia hasta las Termópilas, obligando a los pueblos que no fueron destruidos a servir en su ejército, lo que le lleva a enfrentarse con Teodosio II. Más tarde derrota al emperador bizantino Teodosio II, obligándole a ceder una parte del territorio, al sur del Danubio, y pagar un tributo y un subsidio anual.

Atila entró en la Galia en el año 451, contando en su ejército con un gran número de ostrogodos, y en alianza con Genserico, rey de los vándalos, enfrentándose con el general romano Flavio Aecio, Atila intentó ocupar Aurelianum, pero los romano-godos se lo impidieron en el último momento. La batalla se dio en campo abierto, en los Campos Cataláunicos, Teodorico murió, pero Atila, vencido por primera y única vez, emprendió la retirada.

Aecio permitió a los hunos retirarse, hasta el Rin. En el año 452 parcialmente recuperado de su derrota, pasó a Italia saqueando Aquilea, Padua, Verona, Brescia, Bérgamo y Milán, sin que Aecio pudiera detenerlo. La hambruna y la peste causaron que saliera de Italia.

El nuevo emperador de Oriente, Marciano, interrumpió el pago de subsidios pactado por Teodosio II y cuando en el año 453, Atila iba a atacarle murió en Tisza durante el viaje. El relato de Prisco dice que cierta noche, tras los festejos de celebración de su última boda (con una goda llamada Ildico), sufrió una grave hemorragia nasal que le ocasionó la muerte.

Sus soldados, al descubrir su fallecimiento, le lloraron cortándose el pelo e hiriéndose con las espadas, pues como señala Jordanes “el más grande de todos los guerreros no había de ser llorado con lamentos de mujer ni con lágrimas, sino con sangre de hombres”. Lo enterraron en un triple sarcófago de oro, plata y hierro junto con el botín de sus conquistas, y los que participaron en el funeral fueron ejecutados para mantener secreto el lugar de su entierro.

Tras su muerte, siguió viviendo como figura legendaria: los personajes de Etzel en el Cantar de los Nibelungos y de Atli en la Saga de los Volsungos y la Edda poética se inspiran vagamente en su figura.

 

Comentarios

comentario

SHARE