Cuando el pasado te llame, no contestes, él no tiene nada nuevo que decir. Dios ya te mostró un futuro brillante.

Lo que alguien opine sobre ti es sólo su opinión y no define quien eres realmente.

Un barco siempre está seguro en la orilla pero no fue para permanecer ahí que fuiste construido.

Tu situación actual no es tu destino final.

No juzgues, mejor trata de comprender al prójimo.

Pensar de más sólo produce preocupación innecesaria y te agota.

El dolor que sientes ahora no se compara con la alegría que está por venir.

No te enfoques en las dificultades sino mejor en las posibilidades, con mucha fe.

Usa tu sonrisa para cambiar el mundo, no dejes que el mundo cambie tu sonrisa.

Todos están librando una batalla que no conoces. Sé amable con todos.

Si el plan falló entonces cambia el plan pero no abandones la meta.

A veces Dios nos cambia tu situación porque está tratando de cambiar tu corazón primero.

Comentarios

comentario

Pin It on Pinterest

Share This